portada_esp

Innovación biosostenible, libre de plásticos y de PLA

Cada año llegan al océano 8000 millones de kg de plástico. Solo se recicla el 9 % del plástico producido a nivel mundial

La organización World Wide Fund for Nature (WWF) advierte que cada persona puede ingerir 2000 partículas de microplásticos a la semana, lo que equivale a una tarjeta de crédito. Esas partículas llegan al organismo a través de la alimentación. [Estudio realizado por la University of Newcastle (Australia).]

La Universidad de Barcelona (España) confirma que en cada 80 m3 de agua del Mediterráneo se recogen unas 100 partículas de microplásticos. Así mismo, los científicos han encontrado microplásticos en 114 especies acuáticas y la mitad de ellas son habituales de la dieta humana.

plasticos
plafree

Copy Valls, tras 2 años de I+D+i, presenta CopyBIO®, una gran innovación que cambia las reglas del juego en el sector del packaging alimentario.

Los envases de cartón convencionales que necesitan un tipo de barrera para líquido o grasa tienen un revestimiento de plástico (PE), aluminio o bioplástico (PLA) que se lamina junto al papel. El proyecto CopyBIO® está focalizado en substituir las barreras actuales en los envases de cartón por una en base agua, evitando el uso de plástico derivado del petróleo y de bioplásticos como el PLA o el CPLA (derivados de alimentos como el maíz, el trigo o la patata).

El papel CopyBIO® es 100 % biodegradable, 100 % compostable, 100 % reciclable, REALMENTE sostenible.

Copy Valls está continuamente buscando nuevas soluciones eco-friendly e innovando en sus procesos de producción para posicionar la empresa en CERO emisiones de CO2, siendo una empresa comprometida por un balance neutro de carbono.

La organización ecologista norteamericana CleanMetrics realizó un estudio comparando los procesos de producción de los 10 alimentos de más emisión de CO2 con los de un automóvil: producir 1 kg de patatas equivale a recorrer 4,4 km en coche.

co2pefc
sostenible_gfx

La gran innovación sostenible de Copy Valls

Es la fabricación de cartón procedente de bosques europeos controlados y con certificado PEFC unido a una barrera en base agua. Es la única alternativa 100 % biodegradable, 100 % compostable, 100 % reciclable y apta para envases alimentarios.

Test de Biodegradabilidad

Descubre cómo de biodegradable es un envase CopyBIO® de Copy Valls.

cierre

Lo que debes saber

¿Cúal es la diferencia entre biodegradable, compostable y reciclable?

En la actualidad, existe una gran confusión entre algunos conceptos ecológicos y medioambientales. Quizá uno de los que más confusión y controversia tiene es el de la diferencia entre compostable y biodegradable. Estas son las diferencias:

Un material se considera biodegradable cuando, tras su utilización, se puede convertir en biomasa y nutrientes.
La biodegradación es un proceso propio de la naturaleza en el que no participa el ser humano. Si los materiales son biodegradables significa que una vez convertidos en residuo, la naturaleza podrá convertir ese residuo en nutrientes con el paso de los años.

Por ejemplo, una bolsa que sea biodegradable debe cumplir la norma de la Unión Europea UNE-EN 13432, que garantiza que el material con el que está confeccionada se convertirá en nutrientes o biomasa, dependiendo de si en el proceso que realiza la propia naturaleza interviene el oxígeno o no.

Este término tampoco se debe confundir con el significado de reciclable.

Los materiales reciclables son aquellos que se pueden convertir, tras su uso, en otros materiales o productos en plantas especializadas. Por lo tanto, entra en juego la acción del hombre.

El proceso de compostaje implica que los materiales desechados se pueden convertir en compost, es decir, en abono orgánico a través de la acción del hombre. Lo importante es que este proceso no lo realiza la naturaleza sino que interviene la mano del hombre a través de maquinaria o plantas industriales, o incluso también se puede desarrollar en el hogar.

*Según la norma europea UNE-EN 13432, un polímero se considera compostable si, en una planta de compostaje industrial, se convierte como mínimo un 90 % en microorganismos dentro de 6 meses en CO2 y contiene hasta un máximo de un 1 % de aditivos de la masa inicial, y si son inofensivos (no tóxicos y no tienen efectos negativos en el crecimiento de las plantas).

En definitiva, la importancia en el proceso de compostaje está en el tiempo. Al participar la acción humana, los tiempos se acortan y son más rápidos que los plazos que marca la naturaleza al biodegradar de forma natural.

Los materiales reciclables son aquellos que se pueden convertir, tras su uso, en otros materiales o productos en plantas especializadas. Por lo tanto, entra en juego la acción del hombre.

¿Qué es un bioplástico?

Un bioplástico es un tipo de plástico que consiste en conseguir polímeros naturales a partir de productos vegetales como la soja, el maíz, el trigo, la caña de azúcar o la fécula de patata; a diferencia de los plásticos convencionales derivados del petróleo (polietileno PE, HDPE, LDPE, PET, polipropileno PP, ABS, entre otros).

El PLA y el CPLA (que se obtienen del almidón de maíz, de la fécula de patata u de otros alimentos) se consideran bioplásticos.

El PLA (ácido poliláctico perteneciente a la familia del poliéster) se produce a partir de materias primas renovables (derivados del maíz, de la patata y de la caña de azúcar) y no se basa en combustibles fósiles como los derivados del petróleo. Sin embargo, ¿es éticamente justificable fabricar bioplástico a partir de alimentos, cuando nuestra población mundial está creciendo y hay desnutrición?

Para hacer 1 kg de PLA, se necesitan 2,65 kg de maíz y cerca de 4000 L de agua.

Substituir los 270 millones de toneladas de plástico producidos cada año por PLA equivaldría a eliminar 715,5 millones de toneladas del suministro mundial de alimentos.

El plástico PLA no puede biodegradarse sin pasar por un sistema industrial.

Un envase de PLA no puede pudrirse en el compost doméstico o en la naturaleza como harían los deshechos de cocina. El PLA es compostable solo en una planta de compostaje industrial, es decir, con la intervención del hombre, con temperatura y humedad controladas, además de oxigenación y en presencia de microorganismos. Al aire libre, el PLA tarda al menos 80 años en descomponerse. Por lo tanto, nunca debe tirarse a la naturaleza ni acabar en compostadores domésticos o desechos orgánicos.

No. Los plásticos compostables como el PLA y el CPLA no se descompondrán si se arrojan al océano, al menos no de manera rápida. Esto se debe a que no están expuestos al equilibrio perfecto de oxígeno, humedad, calor y microbios presentes en las plantas de compostaje.

Según la ingeniera medioambiental y exploradora de National Geographic Jenna Jambeck, de la Universidad de Georgia «Si el bioplástico PLA llega al océano, tampoco será biodegradable, en realidad no es tan diferente de los polímeros fabricados con petróleo. Puede ser compostado en instalaciones industriales, pero si la localidad no las tiene, no hay ninguna diferencia».

No. Un informe de resultados de una encuesta de German Environmental Aid (DUH) con casi 1000 plantas de compostaje para residuos biológicos y residuos verdes, descubrió que el 95 % de estas plantas de compostaje no pueden compostar los bioplásticos de acuerdo con las normas vigentes. El 80 % de estas plantas de compostaje que tratan los residuos orgánicos, consideran que el bioplástico es una impureza.

Esto demuestra que aunque el PLA puede ser biodegradado en teoría, en la práctica, carece de la infraestructura adecuada para la biodegradación.

Análisis y test CopyBIO®

Report ASTM D5511
Standard Test Method for Determining Anaerobic Biodegradation of Plastic Materials under High-Solids Anaerobic-Digestion Conditions Considering gas Evolution.
Survey report of RoHS substance free and formaldehyde free:
1) RoHS substance
• Cadmium and its compounds
• Lead and its compounds
• Mercury and its compounds
• Hexavalent Chromium compounds
• PBB (Polybrominated biphenyls)
• PBDE (Polybrominated diphenyl ethers)
2) Formaldehyde (CAS N0. 50-00-0)
Test report SGS:
• Fastness of fluorescent whitened paper and board (EN: 648:2006)
• Preserving effect (EN 1104:2005)
• Specific migration of benzophenone (EN 13130-1: 2004)
• Specific migration of 4-methylbenzophenone (EN 13130-1: 2004)
• Extractable heavy metals (EN 647: 1993)
• Pentachlorophenol – PCP (ISO 17070: 2015)

Términos generales ecológicos

Ecológico es un término utilizado para describir un producto, una práctica o un proceso que tiene un efecto reducido, menos perjudicial o positivo en el medioambiente y sus ecosistemas.

El compost es una mezcla de materia orgánica descompuesta, como desechos alimentarios, estiércol animal y residuos de jardinería. El compost es rico en nutrientes, por lo que es muy útil para fertilizar el suelo.

El compost es una mezcla de materia orgánica descompuesta, como desechos alimentarios, estiércol animal y residuos de jardinería. El compost es rico en nutrientes, por lo que es muy útil para fertilizar el suelo.

El fin de la vida útil se refiere al momento en el que un producto ya no es útil y al comienzo del proceso en el que se reutiliza, se recicla o se elimina de manera permanente.

La eficiencia energética es el objetivo de reducir la cantidad de energía necesaria para proporcionar o fabricar productos y proporcionar servicios. Un producto de eficiencia energética durará más tiempo o tendrá un rendimiento más eficaz utilizando la misma cantidad de energía que un producto similar.

La eficiencia hídrica significa que un producto, proceso o servicio está utilizando menos agua y al mismo tiempo, proporcionando el mismo o un nivel de rendimiento superior.

La eficiencia hídrica es importante para el medioambiente, ya que ayuda a evitar la escasez de agua y las sequías.

Un gas de efecto invernadero es un gas que capta calor en la atmósfera terrestre, causando el ‘efecto invernadero’. Sin los gases de efecto invernadero, la tierra estaría demasiado fría para que existiera la vida. Sin embargo, los seres humanos están añadiendo cada vez más gases de efecto invernadero a la atmósfera, provocando un aumento de la temperatura del planeta. Esto está teniendo un efecto perjudicial en el medioambiente.

Los tipos más comunes de gases de efecto invernadero son el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso.

La huella de carbono es la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero generados por una persona, producto, empresa o industria, y por lo general se mide en toneladas equivalentes de dióxido de carbono (CO2).

Un recurso no renovable o finito es aquel que no se puede reemplazar tan rápidamente como se utiliza. Los combustibles fósiles, por ejemplo, el carbón, el petróleo crudo y el gas natural pueden tardar miles de años en reponerse de manera natural.

AAseguran que los bosques de todo el mundo se gestionen de forma responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable, por lo tanto garantizan a los consumidores que están comprando productos sostenibles.

La principal diferencia entre el FSC y el PEFC es que en la cadena de custodia (PEFC) es posible la certificación basada en porcentajes además de por separación física, de forma que los porcentajes mínimos para PEFC son de un 70 %, frente a los porcentajes sustancialmente inferiores establecidos por FSC que varían en función del producto.

Otra de las grandes diferencias entre las dos organizaciones es que el FSC está principalmente promovido por Greenpeace y la World Wide Fund for Nature (WWF) y el PEFC está promovido por el sector privado.

Fuentes: Asociación Española de Fabricantes de Envases, Embalajes y Trasformados de Cartón (ASPACK), Asociación Europea de Fabricantes de Envases de Cartón (ECMA), Agencia Federal de Medio Ambiente (EPA), WWF, German Environmental Aid (DUH), Asociación Española de Plásticos Biodegradables Compostables (ASOBIOCOM), European Bioplastics, National Geographic, Universidad de Barcelona, University of Georgia, University of Newcastle, CleanMetrics